Reseña Foro Internacional de Emprendedores – Resistencia al fracaso

Reseña Foro Internacional de Emprendedores – Resistencia al fracaso

Por Alejandra Martínez*

Tengo 19 años y he participado dos veces en el Foro Internacional de Emprendedores (FIE), un programa educativo que organiza Impulsa. La primera ocasión fue en 2013. La segunda, del 13 al 18 de julio pasado en Cocoyoc, Morelos.

Me enteré del programa en 2012, cuando participaba en la iniciativa Emprendedores y Empresarios, de Impulsa y Banamex. Ahí, junto con nueve compañeros del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos 8 Narciso Bassols, desarrollamos nuestra microempresa: Ecopone, enfocada en comercializar hierbas hidropónicas como perejil, cilantro, yerbabuena, epazote y orégano deshidratados.

Ganamos el segundo lugar en la iniciativa y nos invitaron a tomar un par de cursos en la consultora Accenture. Tras la capacitación, la misma gente de la consultoría me otorgó la beca al 100 por ciento para asistir al FIE de 2013.

Ese fue mi primer año. En 2014 lo volví a repetir porque es una experiencia muy padre, aprendes del fracaso. Es algo que como dice el logo “te deja marcado” en muchísimos aspectos, tanto de aprendizaje como de sentimientos.

Pertenezco a la delegación del FIE en la Ciudad de México, somos como una familia. Estamos muy conectados y desde el momento en que llegamos a Cocoyoc nos organizamos para aprovechar todos los eventos. Cuando arribamos al evento nos separaron por equipos, compuestos por integrantes de diferentes estados y países. Gracias a ello conocí a jóvenes emprendedores de Puebla, Morelos, Michoacán, Baja California, así como de Ecuador, Canadá, Brasil, Guatemala, Uruguay y Argentina.

Para que conviviéramos y fortaleciéramos nuestro espíritu emprendedor se organizó un rally deportivo, que te enseña a confiar en tus compañeros. Tuve la experiencia de trepar por una “telaraña”, al llegar arriba me dio vértigo y caí al pasto. Mi equipo me echó porras, me dijo: tú puedes, levántate y sigue. Es un ejemplo de lo que pasa en las empresas, aunque te caes debes pararte y continuar.

De las ponencias ofrecidas, particularmente tres dejaron una huella en mi: la del conferencista Antonio Rivas, la del emprendedor Daniel Gómez y la que ofrecieron los niños triquis que juegan basquetbol.

Algo malo fue que la mayoría de las conferencias se dieron en español. Las cuatro chicas que vinieron de Canadá hablaban solamente inglés o francés. Entonces tenían que estar siempre con su coordinador que les traducía las ponencias. Sentí que ellas estaban incómodas porque no hablaban el mismo idioma.

Durante los cinco días, cada noche se realiza una fiesta temática, pero hubo dos que estuvieron muy aburridas en cuanto a ambiente. Sin embargo, ya conviviendo con otras personas que quieren emprender se te olvida. No he asistido a otros eventos parecidos al FIE, pero para mi el evento es excelente.

Con la serie de actividades, sin duda Impulsa logra la misión de este evento que es desarrollar aptitudes emprendedoras en jóvenes de entre 15 y 23 años. Nos dieron una amplia visión de qué es ser emprendedor y cómo lograrlo. A partir del FIE seré más ahorradora y, con respecto a mi empresa, aprendí a no dejar pasar oportunidades. Anteriormente, en Ecopone rechazamos ingresar a un proceso de incubación que nos ofreció el Instituto Politécnico Nacional. Después del encuentro aprovecharé todas las ofertas que lleguen.

Cualquiera puede asistir al FIE, pero no todos van becados. En las dos ocasiones yo fui becada al 100 por ciento. La primera vez, porque mi empresa estaba teniendo un gran desempeño, logramos vender 450 envases. La segunda ocasión aparté mi lugar con mil pesos, pero después no pude terminar de pagar, de hecho creía que ya no iba a asistir. Costaba 5,875 pesos.

Pero a medidos de junio me contactó Eugenia Orellana, de Impulsa, y me dijo: “¿no vas a asistir al FIE? Tenemos registrado un depósito por mil pesos”. Le respondí que no, pero me aseguró que ellos podían ayudarme a completar el resto del pago, siempre y cuando yo les diera algo en retribución.

Se me ocurrió trabajar unos días en Impulsa para pagar mi cuota del FIE. Yo lo ofrecí. Fui becada, pero para ser becada trabajé durante dos semanas tiempo completo. Les ayudé en todo. Ellos hacen captura de encuestas, los apoyé en eso. Tengo un compañero que se llama David y sigue trabajando ahí para pagar su beca.

Debo decir que gran parte del FIE va becado, por empresas o por patrocinadores. Pero si vas por segunda vez no es tan común que te quieran ayudar. Si ya viviste un FIE y quieres ir a otro debes conseguirlo, trabajar por ello, no pedírselo a otras personas. Hubo un chico que nos contó que vendió su celular y su computadora para ir al foro.

Algo de lo que me arrepiento es que trabajé en Impulsa dos semanas antes del evento. Me enteré de muchísimas cosas, supe muchos adelantos y sorpresas que habría en el encuentro. Eso le quitó un poco de emoción.

A pesar de eso, mi sueño es ir el próximo año al FIE de Argentina. Anualmente se realizan tres FIE´s: México, Argentina y Guatemala. Pero a mi el que me entusiasma es el argentino, no importa si debo trabajar nuevamente para asistir. Porque aunque ya conozco la dinámica, cada año es diferente. Eso me da ánimos para seguir.

* Co fundadora de Ecopone y estudiante de ingeniería química industrial en el Instituto Politécnico Nacional.

Aminetth Sánchez

Aminetth Sánchez

Estudió en la Escuela Carlos Septién García y se inició en el periodismo en 2011. Ha trabajado en medios como Emeequis, Aristegui Noticias, Milenio y Canal 22. Escribe en pixeles pero le gusta leer en papel.