Konfío quiere eliminar la brecha de financiamiento para microempresarios

Konfío quiere eliminar la brecha de financiamiento para microempresarios

La historia de Konfío inició con la renuncia de David Arana a Deutsche Bank. Después de trabajar más de siete años en la oficina del banco en Nueva York, Arana decidió dejar su cargo de vicepresidente de derivados de crédito para América Latina. Había identificado una oportunidad de mercado en México.

“Con base en mi experiencia vi que donde más necesidad hay de financiamiento es en el sector de microempresarios y microempresas”, dice en entrevista. “No existen servicios financieros para este sector que es el motor para que despegue el país”.

Con su objetivo puesto en eliminar la brecha de financiamiento a la que se enfrentan los microempresarios, Arana y su socio Francisco Padilla decidieron –a finales de 2012– fundar Konfio, una institución financiera mexicana que ofrece préstamos en línea para capital de trabajo de empresas jóvenes.

El objetivo principal de Konfio –dice Arana—es apoyar al sector productivo del país. “En México, de cada 20 empresas que hay sólo una es una compañía grande, nosotros queremos atender a los otros 19 negocios chicos”.

El primer préstamo lo otorgaron en diciembre de 2013. A la fecha han entregado cerca de mil créditos de entre 5,000 pesos y 10,000 pesos. “Hemos tenido muy buenos resultados y excelente crecimiento”, afirma el fundador. “Aproximadamente cada semana nuestra base de usuarios incrementa 20% y en términos de monto prestado estamos creciendo entre 5% y 9%”.

Konfío cobra una comisión de apertura de 5% y, en promedio, su tasa de interés mensual es de 5%. “Realmente queremos apoyar a los micronegocios, pues creemos que para que la economía México despegue se tiene que empezar desde abajo”.

Arana dice que entiende a la perfección la falta de financiamiento a la que se enfrentan las empresas. En sus inicios, Konfío se fondeó con ahorros de los fundadores. Sin embargo, en agosto pasado cerró su primera ronda de inversión. El monto prefiere mantenerlo en secreto, pero advierte que les permitirá seguir operando por un año más.

“El fondo institucional que entró está basado entre Washington y Nueva York, fueron los primeros inversionistas en Compartamos Banco“, dice Arana. “También tenemos inversionistas pequeños, que es pura gente de confianza: familiares, amigos e inversionistas ángeles”.

El fundador ya piensa en su siguiente ronda de inversión, la cual, prevé, sea mayor pues contarán con más trayectoria, crecimiento y operaciones. Su meta es otorgar 300,000 créditos en menos de cinco años de operación con una cartera vencida sana y un crecimiento mensual de al menos 30%. Konfío es una de las 13 empresas que este martes concluyeron su proceso de aceleración en 500 Startups.

Aminetth Sánchez

Aminetth Sánchez

Estudió en la Escuela Carlos Septién García y se inició en el periodismo en 2011. Ha trabajado en medios como Emeequis, Aristegui Noticias, Milenio y Canal 22. Escribe en pixeles pero le gusta leer en papel.