Reseña de Emprendetón – El perdido a todas va

Reseña de Emprendetón –  El perdido a todas va

Por Ricardo López, arquitecto y fundador de Moto Transportes Especiales, Motres.

“El perdido a todas va”. Con ese refrán en la mente, tomé en Guadalajara el autobús que me llevaría a la ciudad de Morelia, Michoacán, para participar en el Emprendetón. Durante las tres horas y media de viaje pensaba que sería una buena oportunidad para dar a conocer mi proyecto, incluso, para contactar a inversionistas.

Llegué a la capital michoacana a las 2:00 de la tarde del viernes 3 de octubre. El clima, fresco y agradable. Mi ánimo, al máximo, porque el evento podría ser la puerta indicada para por fin lanzar Motres, el proyecto que desde hace un año y medio vengo trabajando con mi compañero Guadalupe Díaz. Motres consiste en una moto para el desplazamiento urbano de las personas con discapacidad motriz que utilizan sillas de ruedas.

Ya tenemos prototipos y el modelo validado, lo que nos falta es inversión. Hace un par de meses teníamos al inversionista, pero el registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual se tardó y él se desesperó. Desde entonces, no hay una puerta que no toquemos, he participado en tres eventos de emprendimiento. Actualmente, somos uno de los 300 semifinalistas en el Reto Zapopan y estamos participando en el concurso Una idea para cambiar la historia, que promueve History Channel.

La invitación para participar en Emprendetón me llegó hace unos meses a mi correo electrónico. Debo confesar que de principio la ignoré. No quería viajar a Michoacán porque prefería seguir buscando opciones en Guadalajara, la ciudad en donde radico. Pero una semana antes de que iniciara el evento recordé que se realizaría del 3 al 5 de octubre y todavía estaba en tiempo para participar. Esta vez no lo dudé. Envié mi proyecto a Mónica Campos, event manager de la incubadora Bluebox, que organizó el encuentro.

Me dijo: Ricardo, tu proyecto es muy bueno y queremos que vengas. A partir de eso a mí me dio mucho ánimo. El costo por asistir al evento era de 600 pesos, pero le comenté que soy emprendedor y –como la mayoría– estoy bajo de recursos. Su respuesta me motivó aún más. Con tal de que fuera estaban dispuestos a darme un apoyo, pagué sólo 300 pesos.

Así, con una mochila y mi casa de campaña llegué a las instalaciones del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT) de Morelia –donde se desarrolló el evento–, listo para presentar Motres. Sin embargo, a los pocos minutos de que arrancó cambiaron mis planes. Escuché que Gustavo Huerta, fundador de Bluebox, dijo que quienes tuviéramos proyectos definidos no los presentáramos. Pensé que quería que trabajáramos algo nuevo para convivir con los demás participantes. Lo hice. Pasé al frente y expuse otra iniciativa que se me ocurrió: Gui Eyes, un bastón con sensores que serviría de guía para personas con discapacidad visual. La propuesta gustó. Ocho  jóvenes integraron mi equipo de trabajo y comenzamos el desarrollo.

Varios mentores se acercaron a nosotros y nos apoyaron mucho. Pero como en el equipo no teníamos la experiencia técnica que involucraba esa idea, nos perdimos un poquito. Finalmente lo presentamos y no ganamos.

El Emprendetón es una muy buena iniciativa, te acerca con personas que saben de temas de discapacidad y negocios. Yo, en lo particular, me sentí un poco desubicado porque traía un proyecto ya desarrollado y los que están ahí son estudiantes o recién egresados que no traen ideas concretas. Pese a ello, me parece que el evento está bien dirigido, los jóvenes tienen muchas ideas innovadoras.

Con mi proyecto Motres creo que no me fue tan mal. Después de que presenté el proyecto del bastón, Gustavo se acercó y me preguntó por qué no había presentado la iniciativa de las motos. Ahí me di cuenta que había malentendido su instrucción. De cualquier forma me presentó con Itzel Villa, directora de Emprendimiento de Alto Impacto del Instituto Nacional del Emprendedor, a quien le mostré un video y fotografías sobre los el prototipo de Motres. Ella me dijo que era un proyecto viable para acceder a recursos públicos y me dio la pauta para hacerlo.

Sin duda, valió la pena asistir al Emprendetón, pues conocí a Itzel Villa y al equipo de Bluebox, quienes me ayudaron muchísimo con todas mis dudas. Regreso a Guadalajara con la idea de seguir tocando puertas, porque el perdido a todas va.

 

Aminetth Sánchez

Aminetth Sánchez

Estudió en la Escuela Carlos Septién García y se inició en el periodismo en 2011. Ha trabajado en medios como Emeequis, Aristegui Noticias, Milenio y Canal 22. Escribe en pixeles pero le gusta leer en papel.