Breaking News

Reseña El Emprendedor de México – Aprender de todos

Reseña El Emprendedor de México – Aprender de todos

Por Ulises Navarro* (Ganador  de El Emprendedor del Año)

Llegamos a “El Emprendedor de México” por casualidad. Hace unos meses, Newen, nuestro producto, ganó el premio Coparmex Jalisco al emprendedor 2014. El único medio que publicó la noticia fue el periódico El Informador. Lo compramos y, por coincidencia, en la hoja de atrás de nuestra nota estaba la convocatoria de El Emprendedor de México. Enseguida dijimos: “es un hecho que nos vamos a meter ahí”.

Sabíamos que hacerlo nos traería más difusión. Newen es un detergente ecológico que no necesita enjuague en donde soy el encargado del área de mercadotecnia. Nos constituimos en septiembre de este año. Humberto y Alfonso, el equipo, dicen que soy el que vende mejor el producto y por eso decidimos que fuera yo el que se inscribiera.

Nuestro miedo principal al momento de hacerlo es que fuera un reality show confrontativo. No podíamos estar más equivocados. Fue un programa que aparte de la difusión, nos dio muchos amigos, contactos interesantes y mucha, mucha convivencia.

Todas las grabaciones se hicieron en Jalisco y no, no es que los participantes estuviéramos metidos en una casa; fue un hotel donde teníamos una habitación y por tanto, mayor privacidad. Desde las seis de la mañana salíamos a grabar y, en ocasiones, terminábamos de hacerlo hasta el día siguiente.

A lo largo del proceso obtuve muchos aprendizajes. Originalmente Newen fue pensado como un detergente para el hogar, pero los mentores de WOBI nos fueron enfocando hacia la industria. No era la primera vez que nos hacían una recomendación de ese tipo. Cuando participamos en Coparmex y CleanTech Challenge 2014, también nos hicieron esa observación. Diversificamos y hoy tenemos dos líneas de ataque: hogar e industria en sectores como hotelería y lavanderías industriales.

Recuerdo que al inicio del programa tuve una conversación con Iván Torres, otro concursante del reality. Le platiqué de mi proyecto y lo primero que hizo fue destruirlo, decirme los porqué no. Terminé de hablar con él de una manera muy cordial, pero sinceramente estaba molesto. “¿Qué le pasa?”, pensé. “¿Por qué me dice eso?”

Pasaron unas horas y me cayó el veinte: para eso estaba yo ahí. Yo estaba ahí para escuchar lo que las personas tenían que decir sobre mi proyecto y qué podía mejorar. Ese fue uno de los más grandes aprendizajes que recibí durante el proceso y el cual, estoy seguro, me llevó a ganar.

En el último capítulo, después del pitch, los jueces nos pidieron a los tres finalistas, Iván Torres, Daniel Pelayo y yo, que dijéramos a quien considerábamos el ganador de nosotros. Cuando me señalaron a mí, fue como wow.  El reconocimiento de los mismos competidores del concurso iba más allá que todo lo demás. Me sentí increíble.

Cuando terminó el reality, aunque creo que eso no lo transmitieron, agradecí a Iván públicamente. Él seguramente no se había dado cuenta, pero al inicio del programa él me ayudó con la herramienta más importante para que yo pudiera ganar y que es: bajar la guardia por completo y escuchar los consejos que tanto mentores como los mismos participantes tuvieran que decir.

Esto es lo que más me deja el reality: escuchar a las personas y aplicar lo mejor para la empresa.

* Co-fundador de Newen, proyecto ganador del reality show “El Emprendedor de México” organizado por WOBI TV y la SEDECO