Si una empresa social hace dinero, engaña y deshonra: Muhammad Yunus

Si una empresa social hace dinero, engaña y deshonra: Muhammad Yunus

El emprendimiento social genera controversia a nivel mundial. Hay voces que consideran que los negocios sociales lucran con la pobreza y necesidades de la población, mientras que otras destacan su labor por atender a la base de la pirámide.

Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz 2006, se suma al debate y va más allá de las voces que aprueban el emprendimiento social. El fundador del Grameen Bank asegura que en las empresas con impacto social o ambiental positivo está la clave para resolver de raíz problemas como el cambio climático, la pobreza, la disparidad de ingresos y el desempleo. “Los negocios sociales harán que la pobreza sólo exista en los museos”, dice.

Son herramientas que se encargan de mejorar el panorama actual, destaca. Además, desaprueba aquellas opiniones que afirman que este tipo de negocios hacen dinero de la pobreza y simulan resolver problemas.

“Por definición, las empresas sociales son compañías autosustentables y sin beneficios que resuelven problemas humanos”, dice en conferencia durante la sexta edición del Global Social Business Summit 2014. “Si la gente hace dinero a partir de una empresa social, realmente está engañando, deshonra el término de empresas sociales”.

Han pasado 38 años desde que Yunus fundó en Bangladesh el Grameen Bank, conocido también como El Banco de los Pobres. A través de dicha institución, el Premio Nobel pretende hacer frente a un problema social específico: la falta de financiamiento para la población de bajos recursos.

A la fecha, el modelo de microfinanzas de Yunus se replica a nivel mundial. De acuerdo con el fundador, hasta ahora más de 8.5 millones de personas se han visto beneficiadas con micropréstamos.

“En México tenemos un programa en Oaxaca, Chiapas y otros lugares”, afirma Yunus, conocido como el padre de las microfinanzas y el concepto de empresas sociales. “Desde hace casi 20 años estamos involucrados en el tema de las microfinanzas en México”.

El éxito de las empresas sociales, explica Yunus, radica en que no buscan competir con otros negocios que ofrezcan los mismos productos o servicios. “Las empresas sociales no están buscando ningún beneficio propio, entonces su precio puede estar por debajo del de la competencia y así atraer a más clientes”.

Las oportunidades para emprender e invertir en temas sociales en México están particularmente en los temas relacionados con la pobreza y el abasto de agua, afirma el experto.

“El agua es un grave problema en México, millones de personas no tienen acceso, y como negocio social algunos lo han desarrollado y llevan agua de buena calidad a los hogares y a muy bajo precio. México es un ejemplo de cómo resolver este problema global”, dice. “Sugiero que cada compañía diga: ‘voy a encargarme de esta parte de la ciudad’. Se tiene que invertir dinero, pero nadie debe quedar sin agua potable”.

La idea de los negocios sociales, agrega el Premio Nobel, es que se puedan direccionar y resolver los problemas. “Si los emprendedores sociales pueden resolver los problemas en México, será una lección de aprendizaje para el resto del mundo”. Respecto de la participación que deben tener los gobiernos en la resolución de dichas problemáticas, Yunus considera que es una responsabilidad compartida.

“No se trata de que alguien lo haga solo y el gobierno se tenga que quitar, deben hacerlo juntos y el gobierno debe apreciar lo que hacemos los ciudadanos y qué podemos hacer para ayudar”.

TE RECOMENDAMOS:

El Global Social Business Summit busca impulsar el emprendimiento social en México

La Ciudad de México será la sede del primer SenseCamp México 2014

La población de bajos ingresos es una oportunidad para emprendedores, dice funcionario del BID

Aminetth Sánchez

Aminetth Sánchez

Estudió en la Escuela Carlos Septién García y se inició en el periodismo en 2011. Ha trabajado en medios como Emeequis, Aristegui Noticias, Milenio y Canal 22. Escribe en pixeles pero le gusta leer en papel.