La start-up Bridgefy crea un ‘WhatsApp’ que funciona sin internet

La start-up Bridgefy crea un ‘WhatsApp’ que funciona sin internet

En abril de 2014, antes de que iniciara la Copa Mundial de Futbol en Brasil, medios de comunicación de todo el mundo advertían que algunos estadios de futbol de aquel país tendrían problemas para ofrecer internet. La advertencia se cumplió. Cubrir la demanda de conectividad de los aficionados resultó imposible. Pocos pudieron enviar en tiempo real mensajes instantáneos o fotografías mientras presenciaban alguno de los 64 partidos.

La falta de conectividad entre personas siempre se trata de solucionar de la misma manera: a través de una infraestructura que provee internet. Puede funcionar, hasta que el servicio se satura. Más de una vez, Jorge Ríos, Diego García y Roberto Betancourt se preguntaron cómo resolver el problema con una propuesta innovadora.

“Pensamos que en vez de fortalecer el internet o los servicios de datos telefónicos debíamos ofrecer una tercera vía, que no dependiera de un satélite ni de un router de WiFi”, explica Jorge Ríos en entrevista. Así nació Bridgefy, una app de mensajería móvil –creada por tres jóvenes mexicanos– que funciona sin la necesidad de tener internet o servicios de datos telefónicos.

biirEl proyecto nació en marzo de 2014, cuando Jorge, Diego y Roberto participaron en el hackatón internacional Startup Bus en San Antonio, Texas. A pesar de que concluyó el encuentro, los tres continuaron el desarrollo del proyecto en la Ciudad de México. Un mes después levantaron 15 mil dólares de inversión, en junio los invitaron a un programa de incubación en San Francisco, California, y a finales de noviembre, el fondo de venture capital estadounidense The IncWell invirtió.

“Nos constituimos como empresa en Estados Unidos, pero regresamos a México porque la inversión nos iba a durar 3.5 veces más que allá”, explica Ríos. “Además, el desarrollo está aquí porque los ingenieros son igual de buenos que en Estados Unidos”.

El desarrollo está a punto de concluir. Según el co fundador,  antes del 6 de abril ya estará disponible en México la app, que podrá ser descargada de manera gratuita. Después del primer año, la renovación de la suscripción tendrá un costo de 1.99 dólares. Bridgefy funciona de tres maneras: vía online, a través de una red WiFi y de persona a persona.

El servicio online es como si fuera un WhatsApp con internet, dice Ríos. Pero si ya no tienes internet hay dos maneras de usarlo: con la primera es posible comunicarse con otras personas utilizando una red WiFi como puente. Aunque no esté funcionando puedes usar esa red y hablar con personas que están conectados a la misma. Con la segunda es posible comunicarse directamente con personas de una lista de contactos que se encuentren dentro de un área de 70 metros, sin utilizar internet o SMS.

“Todos los smartphone tienen una antena de WiFi, con ello interpretan y reciben datos de internet”, explica. “Lo que hace Bridgefy es usar esa antena para enviar mensajes directamente entre un celular y otro, entonces ya no necesita pasar por un WiFi ni un satélite, el mismo celular servirá como puente”.

En una primera etapa, el servicio de persona a persona tendrá un rango limitado, pero –según el co fundador– tienen planes de aumentarlo en los próximos meses. “Ahorita la persona A puede hablar con la persona B en un rango de 70 metros”, afirma. “En tres o cuatro meses va a poder hablar la persona A con la persona C utilizando como puente a la persona B, entonces serán 140 metros de alcance”.

Los fundadores de Bridgefy calculan que 30% de los mexicanos tiene un smartphone y solamente 50% cuenta con internet. “Es un mercado inmenso de gente que tiene un celular pero no tiene acceso para internet”, agrega Ríos. Espectáculos musicales y deportivos serán los principales campos de operación de la app. Sin embargo, el plan de acción considera también conectar a comunidades rurales cuando se registre un desastre natural.

Los fundadores tienen la creencia de que un proyecto no es exitoso hasta que la gente usa el nombre de la empresa como verbo. Googlear, whatsappear o facebookear son sus mejores ejemplos. “Queremos que algún día se use nuestra marca como verbo”, concluye Ríos.

Aminetth Sánchez

Aminetth Sánchez

Estudió en la Escuela Carlos Septién García y se inició en el periodismo en 2011. Ha trabajado en medios como Emeequis, Aristegui Noticias, Milenio y Canal 22. Escribe en pixeles pero le gusta leer en papel.