El fracaso no es una opción para el creador de Founder Institute

El fracaso no es una opción para el creador de Founder Institute

Para ganar dinero durante el verano, Adeo Ressi decidió trabajar en un banco de Nueva York. Todavía no se graduaba de la Universidad de Pensilvania, a la que entró en 1992, pero buscaba acercarse a la vida laboral, como lo hacía la mayoría de estudiantes estadounidenses en esa época. Pasar sus días entre operaciones financieras parecía interesarle, pero pronto se dio cuenta que no era lo que más disfrutaba.

Su pasión en aquel momento eran las computadoras, recuerda Ressi. El joven, nacido en Nueva York, podía pasar horas frente a grandes procesadores, explorando y jugando con nuevas funciones. Mientras trabajaba en el banco pensaba en opciones de empleo que le gustaran y que, además, incluyeran una interacción continua con computadoras. Finalmente, dos meses después de ingresar al banco, encontró la mejor alternativa: crear su propia empresa.

Ressi dejó el trabajo, abandonó la universidad y se centró por completo en fundar su negocio. Tras meses de desarrollo, en 1994 nació Total New York, una de las primeras empresas que ofrecía contenidos informativos en internet. Operaba incluso antes de que se generalizara el uso del sistema World Wide Web. En el mercado no había reglas ni recetas, las empresas inventaban cosas como publicidad en banners o clicks de seguimiento mientras avanzaban en sus operaciones.

Total New York creció al punto de que Ressi no tuvo tiempo para terminar la universidad. Continuó con el desarrollo de la empresa hasta que, en 1997, fue vendida por 750 millones de dólares a AOL y Tribune Media. Así obtuvo su primer éxito en el mundo del emprendimiento, en el que actualmente desempeña distintos roles: emprendedor serial, mentor e inversionista.

Emprendimiento con el sello Ressi

La empresa Total New York fue sólo el inicio de la carrera emprendedora de Ressi. Fundó siete compañías más, que generaron aproximadamente 2 mil millones de dólares de valor para los accionistas, antes de crear la aceleradora de negocios internacional Founder Institute.

Methodfive, compañía de desarrollo web para la industria de medios y entretenimiento que fue vendida por 88 millones de dólares a Xceed, y la empresa de software Game Trust, adquirida por Real Networks, son sólo dos de las compañías del listado de emprendimiento de Ressi.

Alcanzar un track récord positivo no ha sido fácil, admite Ressi. “Cada día que diriges una compañía enfrentas muchos retos y oportunidades”, dice en entrevista. “Eso hace que resulte muy fácil el fracaso del negocio”.

Pero todas las empresas con el sello Ressi tiene algo en común: el fracaso no es una opción. A pesar de que en el ecosistema emprendedor cada vez es más aceptable el fracaso, Ressi asegura que el reto es tener determinación y voluntad para construir un negocio y hacerlo exitoso aún en contra de los obstáculos.

“Te enfrentas a la posibilidad del fracaso cada día, eso es inevitable, pero debes levantarte e intentarlo de nuevo”, recomienda el emprendedor. “Podrás cambiar tus precios, lanzar un nuevo producto o contratar a alguien muy importante y a veces todas esas cosas no funcionan, pero eso no quiere decir que te darás por vencido, debes arreglar asuntos, ajustar cosas y tratar de nuevo. El éxito llega porque se tiene la perseverancia para superar los fracasos”.

Espíritu emprendedor en mala forma

En 2009, como emprendedor activo, Ressi identificó que el espíritu emprendedor estaba en mala forma. Si alguien quería ser un emprendedor dejaba su trabajo, gastaba sus ahorros, invertía dos años de su vida y sólo existía una probabilidad de 10 a 20 por ciento de resultar exitoso.

Ressi se propuso cambiar ese panorama. En mayo de 2009 fundó Founder Institute, con el objetivo de ayudar a los emprendedores a crear negocios e incrementar la probabilidad de éxito. Hasta ahora, el instituto ha apoyado en el surgimiento de mil 500 compañías  en todo el mundo, 86% de ellas siguen operando, 70% tienen una tracción muy positiva y 50% han sido financiadas por inversionistas profesionales.

“Logramos invertir el valor de esa tasa de éxito”, detalla el fundador. “Hemos tomado a estas personas que tenían un trabajo en muchos lugares alrededor del mundo y los hemos convertido en emprendedores, que a su vez han creado grandes cantidades de valor en el mundo”.

En conjunto, todas las empresas creadas con la ayuda de Founder Institute han generado alrededor de 20 mil empleos y 20 mil millones de dólares en valor para accionistas. Pero Ressi asegura que no han llegado a su meta ideal: lograr que 20% de la compañías incrementen su valor 15 millones de dólares más.

El fundador afirma que el éxito de Founder Institute radica en que el programa de formación es difícil, diseñado específicamente para salvar los ahorros de vida de los emprendedores y el tiempo que invertirán en una idea que podría no funcionar. “La razón por la cual 86% de nuestros graduados sigue operando mientras 80% o 90% de las compañías en el mundo real fracasan, es porque el programa simula que tan difícil es construir una compañía”, precisa. “Así la compañía fracasa dentro del programa en lugar de hacerlo en el mundo real”.

Actualmente, Founder Institute opera en 110 ciudades –entre ellas Ciudad de México– alrededor del mundo y Ressi adelanta que trabajarán más por los emprendedores con el objetivo de llegar a 200 ciudades a final de 2015. “Siempre he creído que un emprendedor es importante para la sociedad por una gran variedad de razones”, explica. “Creamos nueva tecnología que mejora la vida de las personas, generamos trabajos que atraen y emocionan a quienes los realizan, y creamos crecimiento económico en la sociedad”.

TE RECOMENDAMOS:

En dos años, los grandes emprendedores de AL estarán instalados en México: Adeo Ressi

El fondo internacional Expansive Ventures explora el ecosistema emprendedor mexicano

Aminetth Sánchez

Aminetth Sánchez

Estudió en la Escuela Carlos Septién García y se inició en el periodismo en 2011. Ha trabajado en medios como Emeequis, Aristegui Noticias, Milenio y Canal 22. Escribe en pixeles pero le gusta leer en papel.