Columna Alejandra Prado — El plan financiero no es opcional

Columna Alejandra Prado — El plan financiero no es opcional

Por Alejandra Prado *

Una vez que compruebas la viabilidad tecnológica de tu proyecto o que simplemente estás convencido de que tu idea tiene un gran potencial es el momento de analizar su viabilidad financiera.

¿Seguirías adelante sabiendo que tu proyecto perderá dinero por los siguientes tres, cinco o diez años? Seguramente dependerá del tiempo que puedas financiar la operación y vivir con tus ahorros u otra fuente de ingresos. Por otro lado, si vas a buscar financiamiento de terceros, la elaboración del plan financiero no es opcional.

Si desde el principio sabes que tu modelo de negocio no va a ganar dinero es el mejor momento para replantearlo y buscar nuevas opciones para comercializarlo o disminuir los gastos que genera tu actual planteamiento. O bien, si ya hay inversionistas tocando tu puerta ¿cómo saber si lo que te ofrecen es justo?

En la primera columna mencionamos el método de Flujos de Efectivo Descontados como el más utilizado para la valuación de una empresa nueva. La teoría te dice que debe estimarse el Flujo Libre de Efectivo durante la vida útil del proyecto y descontarlo a una tasa de descuento adecuada.

Seguramente volviste a leer el párrafo anterior para ver si entendías algo, pero no, sigues sin saber con qué se come eso. Puedes encontrar muchas referencias de este tema en libros especializados de finanzas corporativas y hasta en Wikipedia, pero si nunca tomaste un curso de contabilidad en la escuela es probable que te va a costar trabajo entenderlo.

Vamos por partes. Esto es lo que encontrarás en la teoría:

Utilidad de Operación

– Impuestos

+ Depreciación y amortización

– Cambios en Capital de Trabajo

– Inversiones de Capital

= Flujo Libre de Efectivo

Ahora la traducción:

  • La utilidad de operación se obtiene de tus ingresos menos todos los costos y gastos relacionados con la elaboración de tu producto o servicio. Es importante que sumes todos los sueldos (incluido el tuyo) y hasta la renta de tu oficina (que seguramente hoy es tu sala).
  • Con los impuestos por ahora no te compliques. Hay muchas estrategias fiscales atractivas para diversas industrias, pero dejemos eso para otro momento. Por ahora asume que cuando tengas utilidades pagarás una tasa teórica. Para México hoy puedes asumir 30%.
  • Depreciación y amortización es un término 100% contable y lo único que debe importarte es que te sirve para deducir impuestos. Si no tienes una inversión importante en activos (mobiliario, equipo de cómputo, servidores, equipo de transporte, etc.) este monto puede ser poco significativo.
  • Cambios en Capital de Trabajo es el concepto que materializa qué tan bueno eres cobrando vs. pagando. Siempre que le cobres antes a tus clientes de lo que le pagas a tus proveedores, tendrás dinero a favor. Por el contrario, si eres muy bueno pagando pero no cobras, tendrás que “meter” más dinero a la operación. ¿Por qué crees que Wal-Mart nos cobra a todos de contado y le paga a sus proveedores en dos o tres meses?
  • Finalmente, las inversiones de capital se refieren a lo que necesitas comprar para seguir creciendo: nuevos servidores, más computadoras, vehículos adicionales, etc. No olvides incluir también lo que te cuesta mantener lo que ya tenías: renovación de licencias de software, permisos, etc.

Es un hecho que la probabilidad de que le atines a tus proyecciones es baja, pero ese el chiste: tener una meta y parámetros para ir midiendo la operación durante los primeros años y en su caso, hacer los ajustes necesarios sobre la marcha y no hasta que te hayas terminado tus ahorros.

* Alejandra Prado es directora en BValue Consulting en donde ha valuado más de 100 mil millones de dólares en activos, incluyendo 28 mil millones de dólares en activos intangibles.

TE RECOMENDAMOS:

Columna Alejandra Prado – ¿Cuánto vale tu empresa o tu proyecto?

Columna Alejandra Prado — ¿Cómo financiar tu proyecto?