Scale-ups, el motor económico del país

Scale-ups, el motor económico del país

Por Endeavor México

En los próximos 15 años, en México se necesitarán crear al menos 12 millones de empleos dirigidos a la población económicamente activa. Ante este reto, el impulso de empresas que generen crecimiento económico, empleos de calidad e impacto social será determinante para alcanzar la meta en 2030, asegura Enrico Robles, director de Finanzas de Endeavor México.

“México no necesita más empresas, sino desarrollar a aquellas que generan riqueza y cambio social, específicamente, necesita apoyar a las pequeñas y medianas empresas con gran productividad para así poder hacer frente a la futura demanda de empleos”, dice el directivo.

Estas empresas de alto impacto, también denominadas scale-ups, representan la fuente más importante en materia de generación de empleos. Doug Tatum, en su libro No man’s land, describe a este tipo de compañías como aquellas que experimentan un crecimiento superior a 20% durante los últimos tres años y que están entre los 20 y 100 empleados.

De acuerdo con los censos económicos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2014, existen alrededor de 4.2 millones de empresas en México, de las cuales 376 mil son empresas pequeñas, que con 28% del empleo generan 15.97% del Producto Interno Bruto (PIB). Mientras que cerca de 18 mil empresas medianas, que generan 17% del empleo, participan con 18.33% del PIB.

Según Robles, el segmento de pequeñas y medianas representa el principal motor de la economía. Este grupo de empresas en conjunto generan 34.3% del PIB y tienen el potencial de crear más y mejores empleos con los estímulos adecuados.

En contraste, las 3.8 millones de microempresas (aquellas de 1 a 5 empleados) apenas contribuyen con 5.87% del PIB nacional. El resto corresponde a 3 mil 270 empresas grandes, que generan 46.6% del PIB con apenas 22% del empleo. Se trata de compañías con acceso a fuentes de financiamiento y con la capacidad para financiar su crecimiento de manera orgánica.

Impulso económico

El directivo de Endeavor México señala que la productividad es factor clave para medir el impacto de las empresas. En una microempresa, la productividad promedio anual es de 133 mil pesos. Mientras en las pequeñas es de 420 mil pesos, en las medianas es de 795 mil pesos y en las grandes es de 1.6 millones de pesos.

Otros factores clave para impulsar el desarrollo de las scale-ups son:

• El acceso a mercados. Clientes, tanto del sector privado como del público, en mercados domésticos y del exterior.

• Capital humano. Fuentes de talento disponibles durante sus búsquedas de personal.

• Fondeo e inversión. Formas de capital propio, como capital inicial proveído por familia o amigos, capital ángel y capital de riesgo.

• Sistemas de apoyo. Mentores y asesores, así como proveedores de servicios profesionales y redes de emprendedores.

La evolución de empresas para alcanzar la categoría de scale-up no es tarea sencilla, muchas de ellas claudican en el intento. Aquellas que consiguen escalar su proyecto han aprendido que el cambio y la adaptación son vitales en el proceso emprendedor.

“Las empresas y emprendedores en etapas iniciales deben salir, escuchar al mercado, validar su modelo de negocio y, en caso de ser necesario, cambiarlo como parte de un proceso continuo de adaptación”, indica Robles.

El reto principal para estas empresas radica en incrementar y mantener su crecimiento a tasas de 20% año con año, sin perder su eficiencia y productividad, creando empleos de calidad y bien remunerados.